Consejos de Caramelo tortas y postres para usar Chocolate

En Caramelo amamos el chocolate, tanto para preparar deliciosas y jugosas tortas y postres, como para decorarlas.  El chocolate es perfecto en cualquier ocasión y se presta a hacer decoraciones de manera suntuosa e imaginativa.

El chocolate es muy versátil, pero manejarlo correctamente requiere de algunos conocimientos y práctica. Para ayudarte en esos momentos de creatividad pastelera, en Caramelo tortas y postres hemos preparado algunos datos y consejos útiles.

Cuando trabajes con chocolate derretido para crear una rica cobertura de pastel o formar figuras, querrás conservar la apariencia brillante. Para esto, lo más importante es, primero, templar adecuadamente el chocolate.

¿Cómo templar chocolate?

No hace falta ser un maestro chocolatero para dominar esta técnica, basta con seguir tres sencillos pasos:

  1. Usa un cuchillo de sierra para cortar el chocolate en trozos pequeños o usa botones de chocolate.
  2. Coloca el chocolate en un tazón. Llene una cacerola hasta la mitad con agua caliente; este es tu baño maría. Coloca el tazón entre el agua. Ten presente que éste no toque la base de la cacerola ni que el agua se filtre en el tazón. Deja que el agua se caliente suavemente sin que hierva.
  3. Revuelve el chocolate derretido con una espátula regularmente y elimina los grumos para que la fusión sea uniforme. Cuando el chocolate se sobrecalienta te arriesgas a una “floración de azúcar”. Es decir, que se cristalice el azúcar y el chocolate adquiera una apariencia granulada.

El chocolate se derrite con facilidad, así que debe tratarse con cuidado para evitar que se vuelva pegajoso y opaco. Si sigues esta técnica, puedes estar segura de que obtendrás un chocolate hermoso y brillante, listo para aplicarse a la torta.

Ideas y consejos para decorar torta de chocolate

  • El chocolate es delicioso y versátil para trabajar, pero su bajo punto de fusión debe tratarse con la máxima delicadeza. Por esto, es clave lograr la temperatura de trabajo adecuada. Una temperatura ambiente de 20 grados es el entorno ideal para trabajar.
  • El chocolate funciona maravillosamente con frutas, en particular con frutas rojas como fresas, frambuesas y cerezas. Además de ser una deliciosa combinación de sabores, los rojos naturales de la fruta contra el chocolate no tienen rival en cuanto a impacto. La naranja también es una feliz compañera para el chocolate y puede integrarse al chocolate mismo. Además, el contraste de color de los cítricos anima el efecto general.
  • La crema es otra gran compañera del chocolate. La exquisita torta Selva negra incluye frutas y crema, además de licor. Su textura es húmeda y mucho más liviana que la del bizcocho de chocolate común. Por esto, se considera más como un postre.
  • El chocolate combina a la perfección con todo tipo de nueces; desde pistacho hasta avellana. Las nueces pueden ser un ingrediente del pastel en sí, o usarse como decoración. El verde lima del pistacho hace un contraste particularmente vibrante con el chocolate negro intenso.
  • Otros dulces como bombones, malvaviscos, macarons y trufas son una decoración maravillosa. Los adictos al chocolate podrían decir que no hay nada con lo que el chocolate no vaya.
  • El chocolate es fácil de almacenar. Contiene muy poca humedad y, por lo tanto, se estropea lentamente. Sin embargo, la descomposición de las grasas, con el tiempo, puede hacer que el chocolate se vuelva rancio. Debes protegerlo del oxígeno, la luz, la humedad y el calor. En las condiciones adecuadas, el chocolate puede durar hasta un año. Mientras que los chocolates blancos y con leche se acercan a medio año, solamente.
  • Si el chocolate no se solidifica en 5 minutos, significa que el se calentó demasiado y perdió sus atributos.

¡Pero eso no es una causa perdida!

Solo espera otros 10 minutos y luego colócalo en el refrigerador durante unos minutos para que se endurezca, si es necesario. Revísalo con frecuencia, cada pocos minutos, para que no se endurezca demasiado o se rompa.

  • ¡No lo mojes! Al chocolate no le gusta el agua. Incluso unas pocas gotas harán que el chocolate se agarrote y arruine su suave textura. Si entra líquido en el chocolate, resérvalo para otro uso, como un ganache. Si agregas suficiente líquido, el chocolate se volverá viscoso y podrás usarlo como salsa, pero para cobertura o hacer dulces.
  • No utilices el microondas a plena potencia cuando derritas chocolate. Ajústalo al 50% de potencia para el chocolate negro y al 30% para el chocolate con leche y blanco. Revuelve cada 30 segundos hasta que quede suave.
  • Agregar chocolate a una mousse o masa puede ser complicado. Verterlo directamente en la mezcla sin revolver hará que se formen grumos de chocolate. Si tienes que agregar chocolate a una masa o mezcla, asegúrate de batir constantemente. Te recomendamos usar batidora. Otra solución es calentar el líquido al que estás agregando el chocolate o derretirlos juntos.
  • No guardes el chocolate en la nevera. La temperatura óptima para almacenar chocolate es entre 65 y 70 grados con poca humedad. En el chocolate que se almacena en el refrigerador puede formarse una película blanca en el exterior.

Ahora sí, ¡a preparar tortas y postres de chocolate!

Como ves, trabajar con chocolate tiene su ciencia, pero no es difícil, una vez que conoces las reglas. Visítanos en https://caramelo.com.co/ para que pruebes nuestras recetas de chocolate y anímate a ensayar tus propias creaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
× Chat